jueves, 27 de septiembre de 2007

Corazonada malvada

Las variantes vuelven a golpear mi estómago de reportera científica. Descubrí recientemente un caso que me dejó un poco intrigada. Se trata de un sujeto que juraba y perjuraba que el tenia dos corazones, mucho amor para repartir la verdad...
Como buena observadora que soy, el primer impulso fue negar tal posibilidad pero a medida que me iba contando su situación y una vez llegué a casa e investigué a fondo el tema, todo cuadró como si de un gran puzzle inmenso se tratara.
Para empezar, y a modo de recordatorio, ya sabéis existen personas que nacen con los órganos al otro lado de la caja torácica, así que abordar un tema como este tampoco debería ser ningún tabú a estas alturas de la película.
Pero vayamos a los hechos, ya que no es exactamente un doble corazón. Se trata de una doble sístole, conjugada con una doble diástole. Bom-Bom--bumbum. Como si el doble eco escondiera un corazón gemelo pequeño y de débil latido. Tener una corazonada malvada al otro lado del corazón que te susurra que hagas el mal a quién te quiere el bien.

No hay comentarios: