domingo, 30 de septiembre de 2007

The Last Kiss, el último estreno de Zach Braff

A los 10 años diagnosticaron que Zach Braff padecía un trastorno obsesivo-compulsivo, desde entonces y hasta ahora ha sabido como compaginar esa patología con lo de hacer buen cine, tanto sea en su vertiente de actor como en la de director, *véase también buenas series. Se acaba de estrenar The Last Kiss y aprovecho la ocasión para rendir un poco de culto de fan.


The Last Kiss es un remake de L'Ultimo Baccio, película italiana del 2001, adaptada por el oscarizado Paul Haggis y dirigida por Tony Goldwyn, el malo de Ghost que también ha dirigido algunos capítulos de Dexter, por ejemplo. Se trata de un film fresco y que intenta escapar de la típica novela romántica de turno, aunque por defecto, tenga bastantes clixes de su predecesora. A destacar el trabajo de Paul Haggis como uno de los mejores guionistas de nuestros tiempos, recordad con lágrimas en los ojos Million Dollar Baby o Crash, y la dirección clásicota de Tony Goldwyn.

Enfrente de la cámara, como no, destaca la presencia del protagonista Zach Braff que se está haciendo de oro en esto de interpretar a treintañeros con problemas sentimentales. Recordemos
Garden State, película de culto para una servidora, que también dirije y escribe, donde comparte protagonismo con Natalie Portman. O puestos a recordar, mencionar solo así de pasada, la serie que lo a dado a conocer al público medio, Scrubs: esa serie de médicos residentes que trabajan en un hospital llamado Sacred Heart. Esa serie que no lleva risas enlatadas y que está relatada en voz en off des del punto de vista del susodicho protagonista, que a su vez también a dirigido alguno de los capítulos.
A falta todavía de estrenar
Fast Track que protagoniza con Amanda Peet y que vuelve a incidir en la temática del corazón, se encuentra actualmente en la fase de preproducción de un proyecto titulado Open Hearts que también dirije y protagoniza, aunque no es puedo decir mucho más porque realmente esté en una fase poco madurada.

Pero como el terreno del celuloide a veces se le queda corto, también ha dirigido algunos videoclips, como se puede apreciar en su
página web personal, ha compuesto algunos de los temas musicales de Garden State y si le dieramos un boligrafo y un papel estoy segura que podria dibujar hasta algo con sentido. Esperemos que su carrera siga la línea ascendente que parece que puede conseguir, mientras nosotros seguiremos al otro lado del celuloide yendo al cine para ver sus estrenos.

No hay comentarios: