lunes, 1 de octubre de 2007

Avería y redención de Quique González

Me gustan los discos largos, esos que tiene más de 12 temas y cada uno suena diferente pero con esa misma atmósfera de creación detenida en un año de frenética grabación. Como los contrastes de rock de guitarras sucias y los punteos apaciguados de guitarras elegantes.
Como este Avería y redención que firma el gran Quique González y que supone el séptimo disco en su carrera. Y atentos porque el cantante y compositor, tal y como se escribe la historia , se avecina y se proyecta a media luz como el gran cantautor de nuestros tiempos véase de nuestra generación. Podría crear las mejores frases lapidarias a partir de las estrofas de sus canciones, y hasta a veces pienso, que podría escribir mi historia con sus letras. De viajes, de las afueras, de sonrisas que defraudan y corazones rotos o defectuosos, de huidas sin maletas, de verdades de todo, de mentiras de nadä.

Camareras de carretera, chicos de barrio, borrachos de calles vacías... Personajes secundarios de los que te llegan hondo y hasta te atraviesan y consiguen acomodarse en tus auriculares o altavoces y te los sabes de memoria, los conoces como si fueran tus amigos, de los mejores, y tus los labios consiguen que articules cada una de sus vidas, en cada una de sus canciones.

Ave Quique, nosotros tus adoradores te seguimos donde haga falta.

No hay comentarios: