lunes, 22 de octubre de 2007

Del frío, de Fracture y de Ryan Gosling

Con la llegada inoportuna del frío que anuncia que el invierno está la vuelta de las esquina, nos entran más ganas que nunca de ir al cine y pasar dos horas en otro lugar: ser una joven escritora, o un fiscal que intenta resolver un complicado caso. Estos son solo dos ejemplos pero que nos ayudan muy bien a introducir este articulo sobre uno de los actores con más proyección en el Hollywood de hoy. Estamos hablando de Ryan Gosling, co-protagonista junto con Anthony Hopkins de Fracture.


Gregory Hoblit es el responsable de un puñado de buenas películas de esas que te dejan enganchado el trasero en la butaca, y los nervios a flor de piel por saber si realmente el malo es el malo o es un poco bueno. Se estrenó en la dirección con Las dos caras de la verdad protagonizada por Richard Gere y Edward Norton; Frequency que paso sin pena ni gloria; La Guerra de Hart con un repetitivo Bruce Willis y ahora ataca con Fracture junto al inestimable talento de un consagrado Hopkins y un brillante, alumno aplicado, Gosling. El film narra las artimañanas entre un fiscal y un presunto culpable, las ideas y venidas típicas de intriga y verdades a medias. De Anthony Hopkins poco se puede decir ya que no se sepa a estas alturas de su vida: ha entrepretado más de 50 papeles en el celuloide que le han valido un Oscar y tres nominaciones más.

En cambio Ryan Gosling es todo un primerizo, o bueno, no tanto. Empezó con el papel protagonista de las
Aventuras del Joven Hércules, después un pequeño papel secundario en Titanes, y un par de películas sin más: una romanticona para subir la lívido de alguna que otra colegiala o solterona y otra más policíaca para crear las ansias oportunas al padre cuarentón enganchado al emule. El gran salto, para una servidora, lo da en el 2006, con el papel protagonista de Half Nelson; una de esas películas que no te pueden dejar indiferente, y que le valió la nominación a un Oscar en la pasada edición de los premios americanos. Un joven maestro adictivo a todo tipo de sustancias y que se las tiene que apañar en un barrio conflictivo de las afueras de la gran urbe. ¿Que pasa si este joven maestro es descubierto por una de sus alumnas? ¿Qué tipo de relación pueden establecer? Los pervertidos que están pensando en lolitas y otras nínfulas parecidas que se quiten la mano de la entrepierna porque esta película no sigue ese camino. Estamos delante de un film dirigido por Ryan Fleck un virtuoso de los desenfocados y los encuadres que juegan con un fuera de campo que solo se insinúa. En definitiva, una muy buena película de cine independiente no apta para todos los públicos, sobretodo los que esperan otra película americana más.

Ryan Gosling ha sabido escoger los papeles en los que participar y a estas alturas suena como uno de los jóvenes más prometedores de la nueva ola hollywoodiense. Vale, si Shia Lebouf es otro de estos jovencitos prodigiosos, pero son pocos los que tiene el honor de decir que han actuado con los grandes del cine actual. Así que más vale seguirle la pista a este jovencito Hércules de cara aniñada y ojos azul turquesa.

No hay comentarios: