sábado, 29 de diciembre de 2007

Variante consumista


En estas fechas señaladas con rojo en todos los calendarios, hay una variante que acecha nuestro sistema nervioso. Se trata de una actitud compulsiva y semihipnótica que lleva a los afectos a deambular entre las calles abarrotadas de iluminación parpadeante.

La variante consumista es, sin duda, la variante más egoista que se conoce hasta la fecha y consiste en dos fases: 1. obtener; 2. acumular. La obtención normalmente se estable a partir de la compra, tanto sea de artilugios como de ropa, aunque si la situación lo conviene el afectado puede llegar a robar para satisfacer sus instintos variantes. La acumulación, por otra parte, suele practicarse en el hogar del afectado, así que es usual allar en su casa infinitos trastos que ni si quiera él sabe como los ha conseguido.

Aunque por otro lado a veces esta obtención y acumulación deja de ser material y se transforma en algo más. Una voluntad de poser que afecta más allá de los objetos y llega hasta los recuerdos más queridos. Los afectados se convierten en fantasmas de las sensaciones y sin ninguna sábana que los cubra deambulan sin rumbo fijo hasta que alcanzan a su victima. Trataran de aguantar tu mirada, y si lo consiguen, si te dejas a ellos, estaras perdido. A través de los ojos te inyectan una sustancia nociva que corre por tus venas hasta el alma, para despojarla de todo lo bueno. Son conocidos también como los vampiros de sentimientos.


No hay comentarios: