domingo, 6 de enero de 2008

The Darwin Awards: muertes de risa

Sólo dos cosas son infinitas,

el universo y la estupidez humana,

y de lo primero no estoy seguro.


Albert Einstein



Charles Robert Darwin fue el biólogo británico que sentó las bases de la moderna teoría de la evolución natural, llamado también evolución de las especies. Los premios Darwin se conceden desde 1994 a las muertes que por sus características especiales nos enseñan que hay personas que protegen nuestra evolución natural al sacrificar sus propias vidas. Por tanto, estos premios se conceden a título póstumo a todas aquellas personas que mueren de manera más tonta o estúpida. The Darwin Awards: muertes de risa, hace suya esta idea para crear una película notable y original en su planteamiento, pero acaba siendo una comedia romántica más.


Joseph Fiennes y Winona Rider protagonizan esta cinta con tintes de película negra policíaca y con un final made in la más pura generación Beat. Fiennes interpreta a un policía especializado en analizar la psicología de los criminales que investiga, y es hemofóbico. Así que tiene algunos serios problemas ejerciendo su trabajo, ya que se desmaya cada vez que ve sangre. A raíz de un caso no resuelto es despedido y toda su destreza analítica se focaliza hacia una agencia de seguros en la que empieza a trabajar. Allí deberá lidiar con una investigadora como Winona Rider. Esta claro que las primeras divergencias que puedan haber entre ellos dos se acabaran limando, porque ya os he dicho, en frases anteriores, que se trata de una comedia romántica. El deber de esta pareja, será investigar una serie de casos (algunos basados en hechos reales) que tienen todas las papeletas para formar parte de la lista de los premios Darwin. Y hasta aquí puedo leer. Los que se aventuren en ver este film estarán entretenidos casi dos horas y se reirán bastante. No cabe decir que es un film altamente recomendable para los fieles seguidores de la cleptómana más famosa de Hollywood, ya que con esta película intenta retomar la profesión de actriz.


El planteamiento inicial un tanto excéntrico dará paso, ya casi al final del film a un cierro mucho más convencional del que se espera. Tampoco hablamos de decepción, pero si es demasiado happy ending para el tono satírico y fúnebre que destila el guión al largo de la película.

No hay comentarios: