martes, 22 de enero de 2008

Where are my arms?


Hay dias en los que si me lo propongo no encuentro ni las manos, ni los brazos, ni la cabeza y ya por no mencionar las llaves, el teléfono, monedero, el corazón, el libro, los auriculades grandes y los caramelos del bolso entre otras cosas.


No hay comentarios: