sábado, 8 de marzo de 2008

Lo mejor de mí

Esta semana llega a nuestras pantallas Lo mejor de mí, la ópera prima de Roser Aguilar, una de las hijas prolíficas del Escac. Premiada en Locarno por la actuación de su protagonista, Marian Álvarez, este humilde film se planta de forma tímida pero firme en la cartelera española.


Los periodistas (o pseudo periodistas en mi caso) usamos mil etiquetas para categorizar las cosas, intentamos simplicar para ahorrarnos el esfuerzo de ver las particularidades y aristas medio escondidas. Romántica y con fatalidades, de lágrima fácil, mujer detrás de las cámaras, habría mil tópicos dispuestos a prejuzcar Lo mejor de mí y situarla cerca de otras propuestas similares.

La historia de Raquel y Tomás bien podría veerse en algun magazine de tarde, realismo dispuesto a arrinconarte el pequeño órgano que se esconde en la parte izquierda de tu cuerpo, protegido por las costillas. La relación de esta pareja empieza a tambalear cuando a Tomás le detectan una grave enfermedad. Raquel es la donante compatible más cercana y se plantea qué está dispuesta a dar por amor. Hospitales y camas blancas se confabulan en esta historia sin demasiados giros, con muchos encuadres perfectos, una fotografía excepcional y por tan solo 1.000 € de presupuesto. Lo que da de si el mileurismo, oiga.

Pero como el dinero y la calidad no siempre van de la mano, era Agosto del 2007 cuando Roser Aguilar (Barcelona, 1971) presentaba Lo mejor de mí en el Festival de Locarno, y la sorpresa venía cuando premiaban la actuación de la protagonista femenina, interpretada por Marian Álvarez. Realmente no está nada mal para ser la ópera prima de esta exestudiante de la Escac, la mejor escuela de cine de Cataluña, otra etiqueta más si, pero ya la última. Os ánimo a que os atrevaís a romper estereotipos y prejuicios varios y opineís por vosotros mismos, que la opinión personal últimamente esta muy poco valorada.

No hay comentarios: