jueves, 13 de marzo de 2008

Natalie Portman

Regirando en la red me he dado de bruces con Beautiful girls y me he acordado de esta joven y cándida Natalie Portman de 15 años escasos. Ahora, más de diez años después, es una de las actrices más prometedoras del momento. Pero ¿qué la ha llevado a ser considerar una de las nuevas musas del celuloide? ¿Sus grandes dotes como actriz? ¿Su belleza?

Esta claro que su belleza no pasa desapercibida. junto con Scarlett Joahnson, en Las Hermanas Bolenas, se encargan de jugar a conquistar a un Eric Bana muy decidido, y a medio público muy entregado. Y mira que en sí el film es algo simplón y hasta previsible, dos hermanas, una buena una mala y el amor del rey Enrique VIII por el medio.


La carrera de esta pequeña muchacha (no llega al 1'60...) empezó con tan solo 12 años y de la mano de Luc Besson en León El Presional. Un año más tarde, en el 1995, aparecía en, la antes mencionada, Beautiful Girls y conseguida enamorar a un Timothy Hutton ya bastante crecidito. Cosas de nínfulas y amores imposibles. Así que con tan solo 13 años regalaba dulzura y amor en la gran pantalla, dispuesta a conquistar todos los corazones que hicieran falta. Y se ponía manos a la obra: Heat del 1995 junto con Al Pacino, Mars Attacks y Todos dicen I love You en el 1996 parecían despuntar la carrera de esta precoz artista que sin llegar a la veintena conseguida codearse con los más grandes del celuloide.

Después de rechazar algunos papeles importantes, llegaba a nuestras pantalas A cualquier otro lugar, un drama familiar junto con Susan Saradon, fiel seguidora de la artista. Sus siguiente film, La fuerza del amor, roza la mediocridad y, aunque no funciona mal en taquilla, no se basa en un guión fuerte o donde la Portman se pueda lucir demasiado. Así que cuando en el 1997 George Lucas la ficha para su precuela de Star Wars los ojos le hacen chiribitas.

Pasan así más de cinco años entre precuelas y libros, ya que consigue finalizar sus estudios en psicologia. Y en el 2004 inesperadamente vuelve a dar el gran salto con Algo en común, un film sencillo y bonito (con una banda sonora buena de las buenas). Nuevos amores y viajes en sidecar que consiguen retomar el amor olvidado entre tanta galaxia lejana. Closer de Mike Nichols consigue lo que ya es más dificil todavia (sin manos? no no) posicionarla como actriz fetiche, y todo gracias a una oportuna peluca rosa. A partir de entonces los títulos y directores de renombre se suceden como quien cuenta ovejas: Free zone, su película reivindicativa como buena judía que es, V de Vendetta el regalo para los freaks, My blueberry nights, para los seguidores del cine asiático y Hotel Chévalier para todo el mundo que la quería ver desnuda (de perfil eh).

Así que este ha sido un breve, brevísimo, repaso de lo que ha hecho Natalie Portman para llegar donde está ahora, compartiendo cartel con Scarlett Johanson, aunque esta es otra actriz precoz de la que ya hablaremos largo y tendido en otra entrada, si la conyuntura nos lo permite.


No hay comentarios: