lunes, 14 de abril de 2008

Be Kind Rewind

El sueño de todo cinéfilo es rodar su propia versión de los clásicos del celuloide que lo han cautivado. Esta es la premisa de Be Kind Rewind, un do it yourself desde París con amor y diversión.
Michel Gondry es uno de estos nuevos cineastas creadores de los videoclips más molones del planeta. Grandes de los grandess como The White Stripes, Radiohead, The Chemical Brothers y Kylie Minogue, todos se han rendido al culto manual del este francés algo tímido. Ahora estrena Be Kind Rewind y se aferra al VHS tratandolo como una especie en peligro de extinción que debemos salvar a toda costa. Atrás quedan sus dos otras cintas Human Nature, The Eternal Sunshine of the Spotlees Mind y The Sciense of sleep. Películas que lo han posicionado como uno de los directores que saben como romper con la lógica temporal y presentar nuevas estructuras narrativas. Si, la creatividad en estado puro, todo un lujo en los tiempos que corren.

La sinopsis oficial habla de un nostálgico videoclub del barrio de Harlem, de una persona exageradamente magnetizada que borra todas las cintas y de un empleado que después de la exasperación inicial decide refilmar todas las películas del videoclub. Jack Black y Mos Def son está pareja de pirados que consiguen que te mueras de risa con su interpretación de los cazafantasmas, entre otras. Be Kind Rewind es una historia de supervivencia, de barrio, de cooperación y de segundas partes. Una comedia que intenta tocar la fibra sensible (creo que más o menos lo consigue) abarcando estos conceptos que no solo se quedan en palabras, sinó también en películas.

Gondry firma con Be Kind Rewind su película más absurda, hilarante y fantasiosa. Eso si, manteniendo los pies en el suelo con homenajes por doquier. El de Fats Waller está claro, pero no quedan fuera todas las películas que sirven de base para las suecadas (nombre con el que son bautizadas las películas resultantes), películas ochenteras y comerciales (ojo a la versión del Rey León) que adaptan los protagonistas. A destacar los efectos no especiales que usan: rayos siderales de las pistolas de los cazafantasmas, efecto viejuno con las aspas del ventilador delante del objetivo de la cámara y demás trucos manuales que sirven para reafirmar el amor que siente el director hacia las cosas hechas con las manos: " La chatarra siempre me ha fascinado" afirma.

2 comentarios:

M dijo...

la vaig veure ahir i em va encantar... passa't pel blog que hi ha nou cd. Ahir a la radio va anar bé, repetirem.

Esther* dijo...

Nenitaaa,

Que grande es este hombre, a mi también me encanta y de esta semana no pasa ir a ver la peli. Reflexionando a partir de Goya, y a propósito de tu comentario, he escrito mi última entrada. Ya sabes: El sueño de la razón produce monstruos(es impresionante este capricho)

Muuuuak*