martes, 22 de abril de 2008

Chapuzas de laboratorio



Verde, medio borrosa y algo desenfocada. ¿Cuántas metáforas y eufemismos gastamos al día para no querer decir lo obvio?

El día que revelé mi primer carrete de medio formato creía que iba a sudar tinta: atención porque estuve casi media hora metiendo papel en el cacharro de plástico para el revelado, papel y no el negativo. Cuando me doy cuenta del error las lágrimas están a punto de estallar y el negativo todo enrollado a su aire creo que se rié de mi en la oscuridad del laboratorio. Empezar de nuevo, volver a los pasos antes dados, levantando la cabeza al máximo en la oscuridad y cerrando los ojos para concentrarte de nuevo en el proceso. De eso hace una semana. Ahora viendo el pésimo resultado continuo estando muy, muy orgullosa.

6 comentarios:

Esther* dijo...

Yo también estaría muy orgullosa. Sobre todo de haber levantado al máximo la cabeza en la oscuridad.

Un besazo y la primera rosa de la mañana para ti guapa!
Muuuuuak*

Andreä dijo...

:)

Hache, guapa tu!

mirtres dijo...

clar q si, i més q ho has d'estar, darling!

Cientificotriste dijo...

Estas fotos tienen muchísimo encanto.
Tienes la obligación de estar orgullosísima.
Petons!

Pantero Pinco dijo...

Es verdad, cerramos los ojos a pesar de estar a oscuras... Es digno de estudio el comportamiento.
Igual que apagamos la radio del coche al aparcar. (menos yo)
---
No están nada mal, yo hacía trampa e iba a la tienda :D

iván dijo...

El primero de 120 siempre es duro... y mas cuando no te han explicado antes lo del papel.

muy bien hecho y dale duro muher ;)