jueves, 24 de abril de 2008

Steve Carell vs Michael Scott

Rozando la cuarentena le llega la fama y el reconocimiento a este actor originario de Massachusetts (dios creo que es la palabra americana más catalana que conozco).
Steve Carell puede pavonearse de ser uno de estos nuevos casi cuarentones que no paran de trabajar, y además admitémoslo, no es de esos guapos apabullantes a los que nos tienes acostumbrados la industria. ¿Cuál es su secreto? ¿Tiene Steve Carell alguna arma nuclear apuntando algún rincón de Estados Unidos y por eso siempre tienen alguna película que estrenar? Muchos misterios sin resolver.


Vayamos por partes. Dice la biblia del conocimiento libre que debutó en La pequeña pícara, esa joya de John Hughes de la que pasó casi desapercibido. Su participación en televisión a lo largo de los noventa en la serie Over the Top, el programa de Dana Carvey o el informativo de Jon Stewart le han dado el empujón definitivo para que su cara empezará a destacar entre el séquito de secundarios que viven de pequeños papeles en los grandes taquillazos comerciales. De hecho algunos ya lo consideran como el último gran talento surgido de la prolífica fábrica del Saturday Night Live, un Buenafuente en el caso español (a nivel de formato y carisma). De ahí han salido grandes estrellas como Bill Murray, Eddie Murphy o Mike Myers entre otros. Como dios en el 2003 o El Reportero en 2004 harían que algún que otro guionista se fijara en él para que iniciarían todo un nuevo género protagonizado por nuestros, ja conocidos, perdedores entrañables. Vírgenes a los 40 está claro que marcó un antes un después en la carrera del actor. Con Melinda and Melinda de Woody Allen y Bewitched junto con Nicole Kidman, suma dos vertientes más a su versátil carrera de cómico nato.

Con este despegue tan prometedor no es de extrañar que la industria se lo rife. Él sabe escoger los proyectos y para muestra Little Miss Sushine, la película revelación del año pasado. Más reciente podemos encontrar Como la vida misma, protagonizada junto Juliette Binoche y que se adentra en del género puramente romaticoide dramatizado. Steve Carell encarna a un viudo padre de tres hijas que no sabe aplicarse los consejos que diariamente escribe en una columna del periódico de turno. Su vida cambia blabla cuando conoce blabla a la novia de su hermano. Más o menos lo demás... ¿Casi que nos lo imaginamos no?
Y pendiente de estreno encontramos un clásico renovado: Superagente 86, adaptación de la serie mítica de los años 60.


Gran pantalla a parte, no nos podemos olvidar de la gran aportación que ha hecho Steve Carell al género de la sitcom con la adaptación americana de The Office. Con esta serie el actor ha ganado un Globus de Oro y no ha parado de recibir felicitaciones por su papel de Michael Scott, el gerente regional de una empresa dedicada al papel. Esta serie cuenta con la novedad de estar rodada como un docu-reality en el que se ven reflejadas las vidas de los integrantes de esta oficina típica y tópica americana. Hilarante y patético a partes iguales, el papel de Michael Scotte puede provocar cierto rechazo al primer encontronazo. Eso sí, un vez consigues pasar la barrera psicológica te engacha por completo, como el resto de su filmografia.


No hay comentarios: