sábado, 24 de mayo de 2008

A de Juz

El mundo está enmarañado. ¿Quién lo desenmarañará? El arte que lo desenmarañe buen arte será. Literatura, estados anímicos, periodismo, estética y curiosidades.


Fua, esta entrada la debería empezar en plan: Cosas guais que voy a echar de menos cuando Judith (alias Juz, alias Sonic) se vaya la próxima semana. En primer lugar tener a alguien a mi izquierda que sepa tanto de vocabulario como de ortografia y gramatíca como para estar dispuesta cada 2 o 5 segundos a responder mis dudas (y os aseguro que a veces cuesta entender alguna de mis asociaciones de ideas, véase sílabas). Pero podría continuar hablando de filósofos o teorías orientales o bestsellers o de Kundera o de millones de cosas. Pero bueno, cuando he llegado hoy y he visto está A encima de mi teclado he pensado que cosas como estas eran las que iba a echar más de menos. Esto, y cantar Caballo de cartón de Sabina cuando estoy de buen humor.

Cada mañana bostezas, amenazas al despertador
y te levantas gruñendo cuando todavía duerme el sol,
mínima tregua en el bar, café con dos de azúcar y croissant,
el metro huele a podrido, carne de cañón y soledad.
Tirso de Molina, Sol, Gran Vía, Tribunal,
¿Dónde queda tu oficina para irte a buscar?
Cuando la ciudad pinte sus labios de neón
subirás en mi caballo de cartón.
Me podrán robar tus días... tus noches no.
Que buena estás corazón, cuando pasas grita el albañil
el obseso del vagón se toca mientras piensa en tí,
la voz de tu jefe brama "estas no son horas de llegar"
mientras tus manos archivan tu mente empieza a navegar.
Tirso de Molina, Sol, Gran Vía, Tribunal,
¿Dónde queda tu oficina para irte a buscar?
Cuando la ciudad pinte sus labios de neón
subirás en mi caballo de cartón.
Me podrán robar tus días... tus noches no.
Ambiguas horas que mezclan al borracho y al madrugador,
danza de trajes sin cuerpo al obsceno ritmo del vagón,
hace siglos que pensaron: "las cosas mañana irán mejor"
es pronto para el deseo y muy tarde para el amor.
Tirso de Molina, Sol, Gran Vía, Tribunal,
¿Dónde queda tu oficina para irte a buscar?
Cuando la ciudad pinte sus labios de neón
subirás en mi caballo de cartón.
Me podrán robar tus días... tus noches no.

La buscaré en los cedeses de mi padre, I promise. Y que gracias. Muchas. Así como de grandes y como de bien. Como de muy bien.

1 comentario:

Judith dijo...

Eres un sol de esos claros, caprichosos y sin nubes, y si yo me pongo a hacer cuenta de lo que va a quedar atrás y voy a echar de menos me va a dar un síncope fatal de mal y no va a haber quién articule sintaxis en condiciones. Jo.