lunes, 23 de junio de 2008

Google, el gran imperio


Llevo algunos días meditando sobre como enfocar un artículo sobre la brutalidad de aplicaciones y webs nuevas que surgen cada día en la red, pero como yo no soy demasiado técnica y hasta ahora solo oía ruido cuando los informáticos hablaban de sus cosas (si, al estilo de It Crowd), pues voy a hacer lo que pueda. De momento esto va a intentar ser una serie de artículos facilones de leer sobre algunas cosillas que encuentro interesante destacar. Artículos no demasiado técnicos para que mi padre vuelva a encontrar el amor a la informática y mi hermano pueda fardar de hermanä.

Lo primero que hay que mencionar en esta serie de artículos no técnicos son los protagonistas del cotarro. En primer lugar y como protagonista principal o rey del baile de fin de curso es obligación hablar del omnipresente dios de la red, Google (me niego a poner el link hacia el buscador... cosas de principios). Atención, si has llegado hasta aquí acuérdate de nunca teclear Google en Google, porque puedes romper internet. Después de este aviso importante, os dejo si queréis con un poco de historia sobre la empresa y sus aplicaciones básicas las podéis encontrar en la entrada de la Wikipedia correspondiente.

Las aplicaciones de Google que a mi me han cambiado la vida, sin duda, han sido el Gmail y el Google Reader (tema blogspot también es un tema aparte que intentaré desarrollar a raíz de los blogs y tal pascual). El primero porque es el mejor gestor de emails (te agrupa los mails com si fuera una larga conversación) y el otro porque, para mi es el mejor gestor de RSS o Feeds, confundo los dos términos y los utilizo indistintamente xd. Si hasta ahora estabas abrumado por la gran cantidad de newsletter que recibias en tu email y que te saturaban el correo, ahora puedes estar igualmente informado sobre las actualizaciones de tus webs amigas con tan solo un rápido vistado. A parte, puedes crearte carpetas agrupando las webs según temática, y así tenerlo todo ordenadito y limpio. El Google docs, también es una herramienta muy útil para poder compartir archivos de word o excels, aunque yo no lo utilizo tanto. Google Maps por su parte es una de estas aplicaciones que más reaplicaciones ha conseguido materializar. Estas reaplicaciones se llaman Mashups y son uno de los pilares de la web 2.0 según nos informan desde Techtear.com. Los del curro me han intentando explicar como se forman las Mashups a partir de una API pero lo he entendido a medias.

Hace a apenas dos años, Google ha adquirido Youtube, aunque según mis fuentes diversas, creo que todavía no han conseguido sacarle un rendimiento econòmico en concreto. Todo será cuestión de esperar y ver qué técnica se sacan de la manga para hacerlo rentable. También y en este apartado de "cosas recientes" los amigos imperialistas han sacado a la luz Google Trends Website, un sistema que te permite comparar sitios webs y crear estadísticas entre ellos. La rumorología continua ya que se comenta la jugada con la compra de Digg, una macropágina que permite votar las entradas más interesantes y compartirlas con otros usuarios.

Vale, hasta aquí el repaso de la estructura y sus múltiples funcionalidades. Ahora toca ir un poco más allá y preguntarnos hasta donde llegará este dominio que extiende sus dedos en todos y cada uno de los rincones de al red. Porque pasar de ser el buscador por excelencia a dominar todo el sector sin que nos lo cuestionemos es algo que algunos ya se han empezado a plantear como un problema más que una solución. Si os interesa el tema podéis linkar en este artículo via Diginota sobre el Imperio Google. En paralelo ha toda esta corriente que empieza a cuestionar el modelo y sorpredentemente este mismo año se ha premiado a la empresa con el Príncipe de Asturias de Comunicación 2008 por "facilitar el acceso al conocimiento al mundo sin distinciones. La labor de Google pone al alcance del público un caudal de información enorme de manera instantánea y selectiva".

No sé, me podéis llamar incrédula pero a mi algo me huele mal ¿Será por eso del control absoluto de la información que por activa o por pasiva generamos los usuarios? ¿O será que los imperios siempre o normalmente casi siempre acaban en totalitarismos? La verdad es que no tengo las respuestas. Cruzaremos los dedos esperando que nunca nos den un golpe de estado y por alguna maniobra mágica nos quieran hacer pagar por sus aplicaciones. Cruzaremos los dedos para que este imperio no acabe mal.

Seguramente me haya dejado de mencionar mil de cosas, así que si te apetece comentar algo en especial deja tu comentario después del pitido final.


1 comentario:

Muntsa dijo...

doncs jo ahir vaig posar google al google i no va passar absolutament res...puagh! quina decepció...és quasi una llegenda, com la de la noia de la corva de l'autopista!

:)

muaaa!