miércoles, 17 de junio de 2009

# 220

¿Cómo puede ser que nadie más pueda oír lo fuerte que late mi corazón?

Skim