domingo, 9 de agosto de 2009

# 227

Y así fue como, contemplando el sol y los grandes brotes de hojas que crecían en los árboles con la misma rapidez con que crecen todas las cosas en las películas, experimenté la familiar convicción de que, con el verano, la vida empezaba de nuevo.

El gran Gatsby, Francis Scott Fitzgerald

No hay comentarios: