viernes, 11 de septiembre de 2009

Cosas que sólo pasan una vez

Hay cosas que sólo pasan una vez. La emoción de encontrar un fotomatón y hacerte unas fotos por sorpresa, reírte sin parar y salir más contentas que unas pascuas es algo de eso. Una vez y ya está. Porque a la que veas otro fotomatón te acordaras de esa primera vez y seguro que no será igual, ni mejor ni peor, pero no igual.

2 comentarios:

.ariaddna. dijo...

oi m'encanten aquests photomatons berlinesos

Didac Udagoien dijo...

entonces... un lujo de mil primeras veces, o un millón... siempre siempre diferente a las anteriores.