jueves, 3 de diciembre de 2009

Sóc de tió

En Cataluña hay gente que tenemos esto de las tradiciones populares muy arraigadas. En mi caso es el tió, sí ese tronco con una cara dibujada que después de apalearlo te caga regalos. El que tengo en casa de mis padres lo talló mi abuelo cuando yo era peque y que por arte de magia me cagó una bicicleta rosa, desde entonces soy fan.
Este año, todos nosotros podemos adoptar un tió, así que no pierdas las pista de esta iniciativa del tiócrossing. Vale la pena, palabra de experta tionil.
En qué consiste? Pues en encontrar tiós, como el que se expone en la fotografia, por toda la ciudad de Barcelona. Una vez encontrado, podrás introducir el código en la web y revisar por donde ha pasado esté tió, escribir un mensaje, ver el nombre que otro usuario le ha puesto, etc.
Pues eso, que sóc de tió.

2 comentarios:

Leti dijo...

yo soy más de caganer, aunque al tió también le tengo bastante estima. es mucho más original que el plasta noel!

Eduard Gras dijo...

Quin mal als ulls aquesta eña.