sábado, 6 de marzo de 2010

# 250

A fuerza de contenerse en el amor se puede perder la capacidad de amar. Es quizás lo peor que hay en la vida: no saber ya enamorarse.

Socorro, perdón, Frédéric Beigbeder.


1 comentario:

carme dijo...

doncs sí. fa por. mai acabo els llibres d'aquest home perquè sempre m'alarma massa!