sábado, 23 de octubre de 2010

Chalecos

Mi primer chalecho

Segundo chaleco

Pues nada, estos son los primeros chalecos que he tejido.

Best Coast - Boyfriend

domingo, 17 de octubre de 2010

Me estoy conviertiendo en mi madre

Es oficial. Este par de mocasines demuestran la prueba que todo el mundo sabe. Todas las hijas al crecer tienden a imitar la figura materna. Este el hecho que demuestra que me estoy conviertiendo en mi madre.

Paper Man con Mojave 3


Aunque se filmó el año pasado no sé si se estrenará esta película aquí en España, asi que si os pica la curiosidad la podéis encontrar por torrents para bajarosla y verla tranquilamente. Paper man no es ningún peliculón pero vale la pena encontrarla, sentarse en el sofa y verla tranquilamente. Además, tiene uno de esos giros que te dejan con un WTF que ni siquiera te esperas.


El punto de partida de Paper man puede sonar un poco tópico y sobado: el típico escritor maduro que después de un primer libro sin pena ni gloria se traslada a una casita en la costa para encontrar la inspiración. Esta inspiración vendrá de la mano de Abby, una joven con su propia historia. El binomio hombre maduro - joven hastiada del mundo os puede sonar un poco a Lost in translation, pero nada más allá de la realidad, la relación que se establece entre estos dos personajes es las que erizan la piel y te hacen creer en la amistad con punto final.

Absteneros detractroes de Jeff Bridges y buscar el film los fans de Emma Stone porque la chica está que se sale. Ryan Reynolds tampoco destaca demasiado y tengo la impresión que Lisa Kudrow siempre hace el mismo papel inspirado en gran parte por el personaje de Phoebe Buffay. Y por último nótase la extraña aparición de un Hunter Parrish (Hola Silas de Weeds) haciendo de malote y un Kieran Culkin intrigante haciendo de bueno.


La banda sonora es bastante digna con Bluebird of Happiness de Mojave 3 que lo ilumina todo.

No os desvelo mucho más. Sólo que es un film que vale la pena para este otoño frío.


sábado, 16 de octubre de 2010

# 258

Nunca, nunca nada como los demás, y eso que es un tipo como todo el mundo. Cierto que hay quien asegura que los intercambios gaseosos de sus pulmones son anormalmente ricos en oxígeno. Cierto que hay quien sostiene que su corazión está hipertrofiado, que tiene un diámetro por encima de la media y que late a un ritmo menor. Pero una comisión técnica médica, especialmente reunida en Praga a tal efecto, desmiente todos esos rumores y afirma que nada de eso, que Emil es un hombre normal, que únicamente es un buen comunista y que eso lo cambia todo.

Jean Echenoz, Correr