lunes, 9 de mayo de 2011

# 268

La idea de felicidad, decía Saint-Just hace un siglo, es nueva en Europa. Al parecer también era nueva aquí, prácticamente desconocida. Ah, ¡filósofos!, si hemos de ser serios, analicemos el verdadero futuro apocalíptico y las cosas realmente pavorosas: la ampliación del ego, la política del placer, la mafia de la autorrealización, la farmacología del Supergoce...

Tom Wolfe, La banda de la casa de la bomba

No hay comentarios: