domingo, 12 de junio de 2011

# 272

Evolucionar constituye una infidelidad: a los demás, al pasado, a las antiguas opiniones de uno mismo. Cada día debería tener, al menos, una infidelidad esencial, una traición necesaria. Se trataria de un acto optimista, esperanzador, que garantizaria la fe en el futuro. Una afirmación de que las cosa pueden ser, no sólo diferentes, sino mejores.

Jonas Trueba, Todas las canciones hablan de mí





No hay comentarios: