lunes, 4 de julio de 2011

# 275

No querer nada parecía una tragedia, y sin embarga quería algo. En ocasiones, durante breves instantes, sabía lo que era: una senda de esperanza que le condujera hacia lo que consideraba una inminente y ominosa ancianidad.

Francis Scott Fitzgerald, Hermosos y malditos

No hay comentarios: