sábado, 17 de marzo de 2012

# 287

A veces sucede.
Sucede que el corazón acaba velando en la distancia la belleza de las cosas ya vistas, desde las más intensamente vividas a las más pálidas; todo quedaba completamente envuelto en el corazón y ahora se sumergía en el paisaje que avanzaba hacía donde nosotros moviéndose velozmente, en la rotación de las esferas celestes y en el cielo inmenso.


Banana Yoshimoto
, N·P



No hay comentarios: