lunes, 18 de junio de 2012

#290

Una profecía es como una mujer traicionera: te la chupa, gimes de placer, y piensas "Qué bien, que maravilla, cómo me gusta...". Y de repente aprieta los dientes, y los gemidos se transforman en gritos.

Festín de cuervos

No hay comentarios: