lunes, 26 de noviembre de 2012

#329

La casualidad no es, ni puede ser más, que una causa ignorada de un efecto desconocido.