lunes, 6 de mayo de 2013

#350

Es vergonzoso a veces que el cuerpo no quiera, o no pueda, ocultar emociones. ¿Quién, por decoro, ha frenado alguna vez el corazón o sofocado un rubor?


Ian McEwan, Chesil Beach