domingo, 7 de septiembre de 2014

#373

Recordar que las personas son terriblemente frágiles es una obligación moral.

Justo Navarro, en el prólogo de El cuaderno rojo


No hay comentarios: