domingo, 13 de julio de 2014

#370

In work and in life, we're all supposed to get along. We're supposed to have so much fun, like puppy dogs with our tails wagging. It's supposed to be great living; it's supposed to be fantastic.

David Lynch, Catching The Big Fish


sábado, 12 de julio de 2014

El arte de desayunar

Del desayuno está casi todo escrito: es la comida más importante del día, debe tener una duración de 20 y 30 minutos para que el cuerpo la reconozca como tal, te da energías para el resto del día, etc.
A mi, personalmente, la oda al desayuno me ha sido transmitida por Sara (aka fotogramaclave) amiga y compañera de piso. Su ritual es sencillo y metódico: zumo de naranja (si hay naranjas las exprime ella misma), una tostada con pavo y queso fresco y una segunda tostada dulce (si hay nocilla, mejor). Esta es la base sobre la que se puede improvisar con magdalenas, pasteles, tortas, y evidentemente, mermeladas.

Para mi el desayuno ideal es casi un actitud. Un salir de la cama a las mil (sea la hora que sea) y empezar con un zumo natural, de esos que te bebes como si fuera oro para que las vitaminas no se pierdan. Mientras la cafetera sube preparas unas tostadas saladas a poder ser con queso del fuerte. Y con el primero sorbo de café ya tienes listas las segundas tostadas dulces, idealmente con queso de untar y mermelada rara. Una vez el estómago está listo coges el diario de la cocina, preparas té para dos y continuas la lectura en la terraza o en su versión más triste en el sofá.
Si cuando te acabas el té te han traído churros o cruasanes pequeños recién hechos puedes empezar de nuevo con el desayuno.

Pero como no siempre se puede desayunar en casa, aquí he escrito por lugares para desayunar en Barcelona